sábado, abril 11, 2009

Siempre hay un inicio

Para todo hay un comienzo. Para todo.

Y hoy, once de Abril, es un día como otro cualquiera para comenzar la aventura literofantástica.

Bienvenidos a Cicely (Alaska) No soy Fleishman, pero estoy rodeado de gente única y curiosa.

Gracias a todos por estar ahí.





Detrás de esta puerta está

mi casa: una galaxia vacía,

oscura e infinita,

a una distancia de un palmo luz



(De Un Tiempo de Adiós; Ediciones Vitruvio)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada