lunes, enero 18, 2010

Pasado.

Existen palabras que se dicen poco y pertenecen al mundo de lo inusual. Hablar de momento fetiche, por ejemplo, no deja de ser una pincelada anacrónica dependiendo de en qué escenario se utilice. Hubo maestros que enjuagaron el lenguaje con litros de metáforas y a los cuales admiró con pasión enfermiza. Pero ya no. Se ha propuesto -dice- arrinconar un montón de vocablos habituales que emplastecen los folios vengativos y arrancar el motor de su escritura con nuevos fonemas agrupados en chapurreantes signos.

El tiempo vuela (¿habrá frase más dicha que ésta?) y la línea de la próxima meta parcial se pinta debajo de sus narices. Las fechas acumulan mensajes (¿existe tanta bondad en el mundo?) y todos los buenos deseos rebotan en la pantalla del aparatito como pelotas de tenis en el suelo. ¡Set ball, match ball!

../.. “Esos tiempos que fui,
no caminé la vida: habité un universo
curvo como luz,
como una espalda herida del amor más reciente.”.../..
Joaquín Sánchez Valles

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada