miércoles, mayo 18, 2011

Presente.

Lunes 16 de Mayo. A las 19,30 horas comenzó la entrega de los Premios Tiflos del año pasado. En la sala del Pabellón Central de la Residencia de Estudiantes, aplausos para los premiados y discursos variopintos.
Mi querida Almudena Guzmán recoge su galardón por Zonas comunes, primer premio en la categoría y edición a cargo de Visor. Un libro muy del estilo de Almudena, muy Almudena, con cierto tono amargo e irónico causado por la actualidad de este país y de la autora.
Hora y media de acto (denso, denso) después, un ágape en los jardines y unos libros de regalo, charla con Alejandro Céspedes. Julio Más, Javier Lostalé, Pedro A. González, Federico Leal, Isabel... y cena con algunos de ellos (incluida Almudena)
El patio poético anda alborotado con las presentaciones que se han de dar de aquí a final de Junio, con la Feria del Libro, con las proximas posibilidades de editar u/y optar a tal o cual premio, con escribir y que se lea..
A las once y media de la noche la tribu se retira para preparar la rutina diaria que nos corroe, Propósitos de nueva cena y copas varias el día que no haya que conducir.

Echo un vistazo al blog. No sé qué problemas habrá habido estos días pero no he podido acceder e, incluso lo juraría, pensé que había un par de comentarios en la última entrada que ahora no aparecen. Caprichos de lo invisible que nos mueve!

Voy a seguri viviendo.

Mientras tanto, un poema de Zonas comunes de Almudena Guzmán.



Es tiempo de pocas bromas,

tiempo de subirse el cuello del abrigo,
como los agentes de la Guerra Fría,
y desaparecer.

Pero las catacumbas ya no son seguras.

Han borrado el pez
y la paloma.

Han pintado la cruz gamada
sobre el ciervo rupestre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada