jueves, noviembre 24, 2011

Improvisaciones en un diario

Pasado.


La revolución de los gestos asemeja el fotograma congelado de aquella película.
Siempre nos quedará París, murmura en silencio.
Pero la ciudad no tiene puerto donde amarrar y él debe continuar la singladura.
La estancia vacía, bruna, apenas envelada por débiles rayos de sol, susurra al oído del visitante palabras amables y sensuales: las últimas estrofas de un poema llamado derrota.
Ya nada queda.
Todo fue, sin ser todo para nada, excepto su cuerpo absorto en la penumbra de la clarividencia.
El camino mojado, los muros de hiedra, el aplauso sordo de los mancos, la sombra del sauce, la canción… ¡tantos compañeros que acompañan!
En un hilo de voz la vida no sonríe.

         Nunca seré el nombre que prenderás
         en tu talle, jamás una caricia
         que recordar cuando te resuelvas en polvo.
            Rafael González Serrano / Presencias figuradas (Vitruvio 2006)

8 comentarios:

  1. te dejo aplausos para tan bello poema... Que tengas un buen fin de semana


    Besos

    ResponderEliminar
  2. Amigo José Luis, me agrada enormemente el que unos versos míos sean el broche de esos estupendos textos reflexivos-existenciales y, por supuesto, poéticos.

    ResponderEliminar
  3. Y siempre eres bienvenida Marian.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Gracias María.
    Ahora pasaré a verte.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Nunca faltas Nina.
    Siempre en deuda contigo...un beso fuerte!!

    ResponderEliminar
  6. Sabes que tus versos siempre me han gustado, Rafa.
    Espero poner más para que la gente los disfrute.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar