miércoles, agosto 22, 2012

Improvisaciones en un diario

Atemporalidad.

Pudo haberse imaginado el rostro en la ausencia. Haber puesto color en los ojos y carmín en los labios.
Pudo haber soñado el intento de nadar tanta distancia (en brazadas lentas, como queriendo posponer el encuentro) y descubrir el nuevo mundo nunca prometido.
Pudo haberlo hecho.
Pero sólo ha sabido enviar unas palabras de admiración en una botella electrónica.
Y otras letras inservibles que sólo pueden ser descifradas. O intuidas.
Ha vuelto.
El desfase del tiempo mantiene dormida a la quimera.
Y despierto el deseo.

6 comentarios:

  1. mientras el deseo este en alerta es lo único que importa...besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, amiga.
      Gracias por estar siempre por aquí.
      Abrazos!

      Eliminar
  2. La distancia... El deseo... El amor... Y el miedo.
    No pierdas ninguno, salvo la distancia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina!!
      Bienvenida de nuevo.
      Un beso!!

      Eliminar
  3. Eres uno de los mejores descubrimientos que he tenido por aquí ultimamente.
    Un saludo y no pierdas el vicio de escribir.

    ResponderEliminar
  4. Tarde he visto tu comentario.
    Muchas gracias por el mismo y por las visitas.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar