viernes, enero 24, 2014

Letras propias: Cuaderno de conclusiones (3)


CUADERNO DE CONCLUSIONES (3)

Me ha sentado frente a la ventana.
Con los ojos fijos al cristal y la mirada perdida sobre lo indefinido he decidido escuchar el rumor danzante de la lluvia caleidoscópica que dibuja lágrimas sobre el vidrio.
            El epicentro exacto de la utopía es un temblor quejumbroso de muchos grados sobre la escala Richter y dicho movimiento no conseguirá derribar los cánones establecidos desde los pensamientos ajenos, las desconfianzas, las sombras, las caídas de las cornisas desgastadas, la respiración necesaria…
En una de las últimas charlas lidiadas al albur de las estrellas alguien comentó en voz alta una multitud de irrealidades y se dedujo que algún mal perpetuo puede paliarse con la ensoñación, pero que todo ha de ser aceptable y aceptado.
Ya no sirven excusas para llegar a la meta pero… ¿cuál es la meta?
La lluvia va codificando el horizonte. Pero hoy no es Noviembre, ni el futuro con borrascas será primavera.
Y entre enigmas y frases inconexas –terribles, algunas, y dignas de incluirse en los epistolarios más nocivos- el alba de mi pensamiento se torna en matices blancos y grises hundiendo las ideas en un viejo camino nevado, génesis del presente invierno que late entre la figura que relata amargura y la verdad no creída.
¿Dónde está la meta?
No por aquí, parece.
Ni en el camino del mañana que fue otro mes y ahora es una eterna ventisca de sinrazones. Sólo el invierno quema mis manos como brasas de hogueras, fundiendo troncos de cicatrices en calderos de sangre repetida.
No debería de surgir la duda ante la certeza de lo cierto (redundo).
No ha de surgir un leve resuello, un pestañeo pasajero y peregrino, buhonero de mil caminos y voces.
Nada surge del silencio de dos presencias, de una respuesta sincera y desgarradora (¡siempre lo supe!, repito), de una utopía encallada, de repente, entre las rocas del faro que debía iluminar y sólo ciega.
¿Dónde está la meta, tu meta?
¿Por aquí?
Los monólogos pasados no dan patente de corso para diálogos futuros, pero el lenguaje es tan versátil, tan moldeable, que los ecos de las palabras esculpen escenas atípicas en tierras lejanas.
Y se repiten como bucles gigantescos que triturasen mis costados estrangulando mis pulmones.
            Echo de menos presencias que conviven y no están y hablan de despedidas con compromisos de promesas de no espera. Los días en los que existan esas ausencias serán días largos y monótonos, sin sorpresas.
Un nombre se pronuncia en las gélidas horas de la mañana.
Hoy es viernes.
Hace un rato, cuando abrí los ojos definitivamente, fueron las cinco y diez y alguien se preguntará a qué viene todo esto.
Sólo literatura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada