jueves, septiembre 04, 2014

Letras propias: Un tiempo de adiós.


En el bar de Alberto todos
preguntan por ti. Se asombran
de mi delgadez y profetizan
demiúrgicas proposiciones.
  
Al llegar la madrugada ya no quedan
lágrimas. Sólo cuatro locos cantan
las canciones que escupe el ordenador
y la vida se va haciendo
borrosa y somnolienta.
  
¡Lástima que en lo que queda de noche
no pueda tomarme un lormetazepan!

                                 De Un tiempo de adiós (Editorial Vitruvio)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada