domingo, abril 05, 2015

Letras propias: Correspondencia ordinaria 6



Hay días en los que las estrellas se derrumban sobre las cabezas y estallan.

Hay días donde las distancias se hacen horizontes donde nunca se llega aunque se acerquen las manos.

Hay días donde el silencio pide sin hablar y no hay contestación.

Hay días de esencia y ausencia.

Hay días de remansos rotos y barcos naufragados por mareas criminales.

Hay días que pudieran ser pero no serán.

Hay días que no se escucha pero se oye.

Hay días dementes que necesitan medicación, techo y cimientos.

Hay días de buscar almohadas entre el tráfico, mantas en los invernaderos y abrazos en las esquinas.

Hay días de conciertos, ocasos y derrumbes.

Hay días sin motivo y sin ruido.

Hay días sin piel, piernas ni cara.

Hay días donde fumar mata (y se enciende otro cigarrillo).

Hay días que cansan y que no se imaginan.

Hay días de alquileres y confesiones.

Hay días de bofetadas en el alma.

Hay días de abrir los ojos y caminar con legañas.

Hay días como hoy.

Como mañana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada